मेनु

लगबुक, अक्टुबर 31

Ya a la tarde, subimos al ferry de Marsella a l’Estaque. En el Thalassantè, cenamos, hablamos y cantamos unidos a los cantos para la paz

अक्टोबरको लागि 31 – Cuando llegas al puerto después de muchas horas de navegación parece que el tiempo se acelera.

Te levantas a las 7 de la mañana con la idea de tener todo el día por delante y, de repente, te encuentras al final de la tarde corriendo para no perderte el ferry y para no faltar al encuentro en el Estaque con el grupo de pacifistas marselleses.

El tiempo vuela: limpiar el barco, reponer la cocina, buscar una lavandería para lavar la ropa, luchar contra la wifi que parece ser del diablo, seguir el bonfonchiare del capitán que ha estado luchando durante días contra uno (citamos) “maldito meolo”.

El épico choque entre el meolo, un pequeño aparato que sirve para ajustar la vela, y el capitán, por ahora ha terminado en una especie de empate pero sospechamos que es sólo una tregua temporal.

El meolo es traicionero y amenaza con vengarse. Pero no nos entretengamos: nos encontramos a las 6:25 p.m. en el muelle del ferry gritando por teléfono: “¿Dónde terminaste? ¡Corre, el ferry se va!”.

Todo son dificultades, y, a la carrera, algunos llegan al ferry por los pelos

El capitán y uno de los muchachos, hasta un momento antes de comprometerse en la misión lavadora / secadora / meolo, llegan a la carrera con una justificación válida: “La secadora tardó 12 minutos.”

Bueno, mientras tanto tuvimos una charla con la taquillera del ferry que confiesa conocer unas palabras de italiano.

La primera es “hola”, el segundo es “motín”. Nos preguntamos por qué necesitamos amotinarnos en el ferry que va del antiguo puerto de Marsella a l’Estaque.

El Estaque fue una vez un pequeño puerto pesquero, se hizo famoso porque fue pintado por Cézanne y como él muchos otros pintores más o menos famosos.

Hoy está incorporada a la metrópoli de Marsella pero no ha perdido su “aire salado”: hay astilleros, puertos deportivos con veleros, playas populares.

El cuartel general de Thalassantè está justo al lado del mar, cerca de la plaza del astillero, de hecho el lugar tiene el aspecto de un antiguo astillero, y de hecho explican que aquí se construyó un velero de 19 metros de eslora que está dando la vuelta al mundo.

En el muelle, frente a una enorme goleta de madera, a la entrada del edificio hay una pequeña embarcación transformada en una especie de sofá al aire libre.

Lo evitamos porque el aire es fuerte y nos refugiamos en el contenedor-bar donde hay cena.

Auberge Espagnole, estaba escrito en la invitación. Es decir, todos trajeron algo casero.

Todos menos nosotros, que pensábamos que era una cena española, con paella o algo así.

La elección de la no violencia es una elección radical que requiere coherencia

Llegamos con las manos vacías pero por otro lado hambrientos como lobos y honramos los platos de otros que están realmente buenos.

Frente al buffet hablamos de la Marcha, de nuestros primeros días de navegación, de la situación en el Mediterráneo, de los migrantes.

También de cómo incluso en Marsella la ola de intolerancia crece continuamente (la ciudad es la sede operativa de SOS Mediterránée) pero también de la experiencia de una práctica pacifista y no violenta que viene de dentro, de una búsqueda interior.

Puede parecer una elección demasiado intimista en un mundo atravesado por vientos de guerra. No es así.

La elección de la no violencia es una elección radical que requiere coherencia entre el interior y el exterior de uno mismo.

Haz las paces contigo mismo para estar en paz con el mundo y en el mundo. Marie, por ejemplo, ha optado por utilizar el canto como instrumento de paz.

Cantando por la paz, cantando juntos mientras escuchamos a los demás para poder unir voces. Y así lo hacemos: cantamos, hablamos y escuchamos las experiencias de los demás.

Cumpliremos la promesa de regresar en marzo

Como Philippe, de la asociación Voices de la paix en Mediterranée.

Los marineros se identifican entre sí y con Philippe nos reconocemos como tripulantes: nos dice qué hace su asociación enseñando a los niños a navegar.

Sus barcos tienen velas pintadas con dibujos de la paz, hay uno dedicado a Malala con la imagen de la cara de la niña paquistaní, ganadora del Premio Nobel de la Paz.

Al final de la tarde, junto con una bandera con la palabra Paix, nos regala una pequeña vela pintada para que nos acompañe en nuestro viaje al Mediterráneo.

Prometemos volver a Marsella en marzo para traérsela. Una promesa real, los marineros, contrariamente a lo que se cree, siempre cumplen sus promesas.

A la mañana siguiente Philippe viene a saludarnos. Nos sigue con su zodiac por el puerto viejo. La bandera de la paz ondeando.

Lo saludamos desenrollando su pequeña vela de paz en el puente. Estamos navegando de nuevo. A nuestro alrededor el sonido del mar, como una canción de paz.

Proa a बार्सिलोना.

5 / 5 (1 समीक्षा)

हामीलाई आफ्नो राय बताउनुहोस्

अवतार
सदस्यता
सूचित गर्नुहोस्
यसलाई साझा गर्नुहोस्!